Acampadas y Asambleas

Que la ciudadanía tome la calle y ocupe un espacio público para reivindicar un avance democrático es una buena idea se mire por donde se mire. En esta línea creo que hay que mostrar todo el apoyo que sea posible a título individual para que las movilizaciones generadas tras el 15M tengan cierto éxito.

Pero tras el paso de las semanas me pregunto que tipo de logros se quieren conseguir.

Espero e imagino que  el mantenimiento de las acampadas en las plazas durante un tiempo indefinido no sea un objetivo, ya que en los últimos días y desde mi punto de vista he visto como el movimiento ha ido diluyéndose paulatinamente. Esto es un hecho evidente, ya que la tensión participativa no se puede mantener indefinidamente en el tiempo. Por lo que es más realista programar un calendario de movilizaciones que permita a la gente manifestar su descontento mientras se negocia la consecución de los objetivos políticos.

Porque ahí está la gran pregunta y la duda que me surge sobre este movimiento. ¿Cómo se va a llevar a la agenda política la consecución de los objetivos acordados?

Tras el 22M, es evidente que ningún partido político (pese al intento que ha hecho alguno) ha conseguido capitalizar mediante los votos este movimiento, por lo que si los acuerdos de mínimos se quieren llevar a cabo, habrá que buscar un gran acuerdo social y político entre las instituciones, partidos, sindicatos y movimientos sociales, para que la presión social llegue desde todos los sitios posibles.

Esto que para mi es esencial, choca en gran medida con algunas manifestaciones realizadas en las asambleas donde se resta legitimidad a cualquier movimiento, organización o institución de las que tradicionalmente están activas en nuestro país. Y aquí radica un gran problema, porque aunque estas organizaciones deberían mejorar sus cauces de participación para conseguir llegar mejor a sus bases, siguen siendo un activo importante a la hora de transformar la sociedad. Y el trabajo coordinado entre ellas, sería un claro impulso hacia la consecución de los objetivos.

Además, los objetivos planteados en el consenso de mínimos son totalmente realistas y necesarios, por lo que conseguir  la adhesión de cualquier tipo de estructura organizada que quiera ayudar (no manipular, ni acaparar) en la consecución de los mismos es algo que suma y no resta en ningún caso. Por lo que se debería de hacer un esfuerzo en incorporar estas organizaciones en la agenda de movilizaciones.

Es importante que todo el mundo se sienta parte del movimiento. La consecución de los objetivos será una realidad si la ciudadanía se muestra unida en torno a ellos, por lo que hay que centrarse en lo que nos une y dejar las demás propuestas políticas para otro momento. Y además hay que recordar una cosa. La asamblea no es una fórmula infalible de participación, y lo que se acuerda en ellas no siempre es fruto de la decisión popular de los que apoyamos el movimiento.

About these ads

Etiquetas: , ,

3 comentarios to “Acampadas y Asambleas”

  1. Rafa Says:

    ¿Quien marca esa agenda política? ¿Donde se ubica?

    • Mario Esteban Says:

      La agenda política se marca de dos maneras. O bien por iniciativa previa de los gobernantes (este no va a ser el caso), o bien mediante la presión social. Es en el segundo de los casos donde se debe incidir. Es evidente que será el poder legislativo el que haga realidad nuestras demandas, por lo que cuanta mayor sea la presión social menores serán las excusas que podrán utilizar para no acatar la voluntad de la calle.

      Gracia por compartir tu visión en este espacio.

      Un abrazo Rafa

  2. Rafa Says:

    El mundo no son las instituciones de poder ni los mercenarios de la política o los profesionales de la organización. Las ideas fuerza serán lo que unifique a la humanidad, no las organizaciones por las que decide el APARATO y las bases callan, aceptan y acatan. Para trasladar el consenso de minimos a la consecución de esos objetivos, hay que usar los órganos que estan a disposición de los ciudadanos, que es lo que son los que estan en las plazas y calles de las ciudades y pueblos de la geografía española, tal y como se ha demostrado este sábado. Es cierto que habrá que utilizar estructuras y muchos resquicios que hay para catapultar estas reivindicaciones allí donde se tienen que debatir a nivel político, pero para eso debe darse valentía política y responsabilidad por parte de los profesionales de la gestión política y de la planificación política que trabajan como empleados del pueblo en el Congreso y en el Senado. Al final es muy dificil sobretodo llegar a acuerdos entre dogmas de fe, los que creen que estan dotados para organizar y representar al pueblo, sin cambiar las estructuras y los que creemos que el pueblo no necesita organización, manipulación y políticas enrevesadas que se alejan de nuestros propios intereses.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: